Obra cinematográfica

El cine de Almodóvar, próximo en técnica y estética al de Eloy de la Iglesia, cultiva un naturalismo que destruye el usual costumbrismo burgués del cine español. Suele representar una realidad marginal o del subproletariado urbano y abunda en elementos escandalosos y provocadores: policías corruptos, consumo de drogas, maltrato, prostitución, niños precoces, paletos filosóficos, marujas desesperadas, homosexualidad desgarrada, etc. Todo ello sin renunciar a su humor irreverente y sin eludir el sexo explícito. La función del ocasional elemento escandaloso de mal gusto incorporado a sus películas es “perturbar a los burgueses”. Su primer trabajo cinematográfico Folle, folle, fólleme… Tim (1978), se circunscribe dentro de este estilo punk.

Con el tiempo va desarrollando culebrones cada vez más sofisticados y coloristas y cercanos al melodrama clásico inspirado en Douglas Sirk y va puliendo su escritura. Su éxito se fraguó a partir del filme ¿Qué he hecho yo para merecer esto?.

En películas posteriores como ¡Átame! una mujer llega a enamorarse de su secuestrador y en Kika llega incluso a trivializar la violación. También abundan, entre sus fuentes de inspiración, casi siempre autobiográficas, los elementos buñuelescos y anticlericales, como el humor negro o el cura pederasta de La mala educación, o pertenecientes a la cultura «cañí» de masas y el arte de vanguardia. Es característica su afición a los boleros, a Chavela Vargas, a Caetano Veloso, y, en general, a la estética más punk, Cutre Lux y transgresora, basada en la utilización de colores muy vivos y fuertemente contrastados, exteriores vulgares y degradados y las desproporciones violentas entre los intérpretes humanos y los entornos físicos de los edificios.

Su experiencia como actor y cantante lo ha hecho transformarse en un importante director de actores y como guionista, especialista en los personajes femeninos y las historias cargadas de dramatismo.

Aunque los analistas expertos en la obra de Pedro no parecen ponerse de acuerdo, podríamos clasificar su obra artística en seis etapas:

  • Etapa Punk: Folle, folle, fólleme… Tim, Laberinto de pasiones y Pepi, Luci, Bom y otras chicas del montón.
  • Etapa con clara influencia de Berlanga-Fellini: Entre tinieblas y ¿Qué he hecho yo para merecer esto?.
  • Etapa clásica-maestra: Matador, La ley del deseo, Mujeres al borde de un ataque de nervios, ¡Átame! y Tacones lejanos.
  • Etapa experimental: Kika, La flor de mi secreto y Carne trémula.
  • Etapa refinada-vanguardista: Todo sobre mi madre y Hable con ella.
  • Etapa retrospectiva-autobiográfica: La mala educación y Volver.

En varias ocasiones, Almodóvar ha enlazado detalles concretos entre sus guiones, dando una impresión de universo continuado. Ejemplos de esto pueden ser:

  1. En La mala educación, en la oficina del cineasta Enrique Goded puede verse el cartel de una película: La abuela fantasma, en referencia al personaje que interpretaría más tarde Carmen Maura en Volver.
  2. En La flor de mi secreto, la escritora Leo escribe un relato sobre una mujer cuyo marido intenta violar a la hija de ambos y cómo la hija le mata y la mujer esconde el cuerpo en la nevera de un restaurante. Este argurmento regresaría también en la película Volver.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: